Leave a comment

Amor Divino

edeamor

amadandoelamor

Ene
03
2013

El amor de enamoramiento consiste en un amor que Dios pone en el corazón de dos personas al mismo tiempo para que los dos se muevan en ese amor hasta la consumación de su matrimonio.

Esto sólo lo hace Dios en personas que Él escoge para una misión extraordinaria en la Iglesia. Estas dos personas que sienten lo mismo el uno para el otro, sólo viven de Espíritu y, por tanto, aprenden del Espíritu lo necesario para llevar ese amor hacia su plenitud en Dios.

Las misiones extraordinarias son muy variadas, y Dios las hace para que las almas no se pierdan, sino que encuentren el camino que Dios les marca.

El camino de las almas es tan sencillo que con solo el amor se puede caminar, pero Dios pone en su Iglesia otras cosas para que las almas obren en su servicio de muchas maneras el amor.

El amor de Dios se expresa de muchas maneras, pero tiene siempre su origen en el Espíritu, y es en el Espíritu y sólo en el Espíritu cómo este amor se entiende a la perfección.

Porque la persona espiritual debe aprender a moverse según el Espíritu y no según otras cosas que, aunque buenas, no sirven a veces para llevar el amor como Dios lo quiere.

Porque Dios no quiere tanto las estructuras donde camine ese amor, sino almas que lleven ese amor en estructuras sencillas que sirvan para que el amor de Dios se revele como es.

El amor de Dios es tan maravilloso que con sólo amar ya está conseguido todo, porque todo se consigue en el amor y sin amor nada se consigue. Porque el amor es la esperanza de algo tan cierto que sólo el amor lo da a entender.

El amor guía a la luz donde se entienden tantas cosas en Dios que sin esa luz nada se puede entender. Porque el amor es luz para sí mismo, y sin esa luz amorosa, el amor no tiene luz.

Cuando Dios ama a las almas las ama dándoles primero un amor, pero sin luz. Es decir, es luz, pero algo oscura, con conocimientos todavía no definidos, sino generales. Cuando el alma crece en ese amor, la luz se va incrementando y el alma va entiendo lo que es el amor en esa luz que recibe al amar.

Pero las almas muchas veces no entienden lo que Dios les pone en sus corazones, sino que se extravían con otras cosas porque no saben discernir los diversos espíritus que anidan en sus corazones.

Los corazones de las almas son tan lindos que sólo se componen de amor y sólo de amor, y por eso, en el amor se entiende lo que Dios pone en el corazón.

El corazón de un alma es algo tan hermoso que con solo palabras no se puede expresar, porque el amor sólo se expresa amando, no con palabras.

Pero el amor de Dios anida siempre en las almas para que estas aprendan a amar según la voluntad de Dios.

Esta voluntad significa que lo propio de Dios se da al alma via corazón, no vIa razón, y por tanto el alma debe aprestarse a escuchar a Dios en su corazón, no a razonar con su limitada razón las cosas que le suceden en su interior.

Por eso, las amas a veces se complican tanto buscando razones que se pierden en estas y no saben ver lo hermoso del amor que se expresa por medio de su Espíritu.

Es por eso que Dios, a veces, se le niega a un alma para que aprenda a escuchar a Dios y no a ver con su razón. Las almas deben aprender a no razonar las cosas divinas, sino a dejarse mover sólo por el amor que anida en sus corazones.

Cuando esto hacen entonces se recibe la luz que tanto necesita el alma para obrar bien. Y mientras no se tiene esa luz, el alma obrará otras cosas, pero no la voluntad de Dios.

Por eso, el amor se expresa en conceptos tan sencillos para que todos puedan entender el amor en el matrimonio.

Amor que es siempre un amor que nace en Dios, y que después la criatura debe seguir ese espíritu de amor que todo matrimonio tiene para llevar ese matrimonio hacia lo que Dios quiere.

Porque el amor matrimonial es tan perfecto en sí mismo que sólo el amor de Dios lo rige por sus caminos. Son caminos de amor que la pareja debe aprender a caminar sin fijarse en los problemas que todo matrimonio trae, y que son consecuencia de muchos factores que las almas no saben discernir bien.

El amor matrimonial es tan sencillo porque sólo se trata de amar de muchas maneras, pero siempre según Dios, no según las costumbres de los hombres, porque los hombres no saben lo que es el amor, sino sólo saben poner normas a cosas que de por sí no son necesarias.

El amor matrimonial es el origen del amor en la pareja. Porque toda pareja que empieza un noviazgo debe ser para siempre, porque el amor es eterno, no se puede escoger primero a uno y después a otro, porque las personas no son cosas, no son para usar, sino para amar. Y se ama siempre, aunque hayan muchas dificultades y circunstancias que impidan ese amor.

El amor que Dios pone en el corazón de los suyos que quieren formar una familia es algo tan especial que sólo en Dios se entiende, porque sólo en Dios se hace el amor en todas sus formas, y sólo en Él la unión del hombre y de la mujer llega a su perfección en el amor.

El amor entre un hombre y una mujer que se buscan para toda la vida está lleno siempre de vida, porque el amor nunca se agota en darse, y siempre descubre nuevos caminos para darse de muchas maneras.

El amor matrimonial así se diversifica en tantas cosas que sólo en Dios se entienden los caminos por lo que va una pareja en su matrimonio.

El matrimonio siempre lo hace Dios en los dos, no lo hacen ellos, porque las persona son para Dios tan dignas que Dios se encarga de que ellos se junten y se busquen para amarse sólo amarse.

Se tiene del matrimonio un concepto tan pequeño que se cree que con sólo darse en el cuerpo ya está hecho todo. Y eso es lo último a lo que lleva Dios a una pareja, porque la pareja debe amarse primero en el corazón, y hacer que ese corazón que tiene ambos se agrande en el amor espiritual, y sólo así se llega al amor carnal.

Porque el amor carnal es sólo la consecuencia preciosa de lo que ocurre en el amor espiritual entre dos que se aman hasta la ternura en sus corazones. Es solo una forma más de expresarse ese amor espiritual en el cuerpo, mediante actos propios del cuerpo que tienen su satisfacción propia en el cuerpo.

Pero este amor carnal sólo se entiende en el Espíritu y sólo se hace lo que el Espíritu dice y nada más lo que el Espíritu dice.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: