Leave a comment

Luchar por el verdadero amor

edeamor

soloseamaconelcorazon

Ene
04
2013

El amor de una criatura se conquista con sólo el amor, porque para estar en el corazón de un alma sólo se necesita aquello que es el corazón, es decir, amor.

Y el amor batalla por el amor, y el amor lucha por el amor, y el amor no descansa hasta no ver a su amor entre sus brazos.

Porque el amor necesita de la persona amada, necesita de su presencia, necesita tenerla en el corazón para que ese corazón le hable sólo de amor.

Porque un hombre o una mujer hacen el amor sólo en su corazón. Ahí se crea lo que después en la carne se produce. Pero si no se empieza en el corazón, después lo que se haga en la carne no tiene ningún valor.

Porque el amor Dios lo pone en el corazón de la criatura para que ésta ame a la otra persona desde ese amor del corazón. Y sólo desde ese amor del corazón se entiende lo que hay en un corazón.

Porque el lenguaje del amor es distinto al lenguaje de la razón. El lenguaje del amor nace del corazón y sólo el corazón lo entiende. Pero lo entiende no con palabras y razones, sino con gestos, con detalles, con obras sin importancia.

Porque esto es el amor de maravilloso, que en la nada, en la debilidad, en lo no importante, se realiza lo más amable que es el amor. Y el amor es amable porque une dos corazones que se aman sin más, que se aman porque se aman, que se aman y no le importan las dificultades para expresarse ese amor, así ese amor sea un amor prohibido para el hombre.

Pero el amor no entiende de esto. El amor será siempre amor allí donde el hombre todavía no lo capta. El amor no puede ser no amor así el hombre no lo capte. Porque el amor es siempre amor, a pesar de que no se pueda mostrar de una forma natural por las circunstancias de uno y de otro.

Y esto es la maravilla de un amor que nace del corazón y que se da desde el corazón a la otra persona. En ese dar el amor, el corazón habla a la otra persona de misterios que sólo se conocen en el amor. Y esos misterios son el alimento de todo amor.

Porque el amor vive de misterios, ya que él es en sí un misterio, algo que nunca se va a poder descifrar con palabras. El amor es algo tan maravilloso que sólo los que se aman descubren esos misterios en sus corazones y lo expresan en sus corazones.

Los que se aman con un amor del corazón entienden que el amor los llama por caminos sólo de amor, caminos incomprensibles para el hombre, pero totalmente inteligibles para sus corazones amantes uno del otro.

Porque en el amor todo se entiende, y sólo en el amor se comprende el camino a seguir. Sólo el amor señala la verdad de una vida que debe vivirse juntos y para siempre. Una vida que no tiene otro aliciente sino el amor; una vida que supera en mucho cualquier otra vida, porque la vida del amor es amor y nada más que amor.

Cuando el amor se vive en el corazón, entonces todo lo demás queda a un lado, porque lo demás es siempre lo demás, por más importante que sea, por más dificultades que traiga, por más dolores de cabeza que haya que soportar, lo demás no se equipara nunca a lo que es el amor.

El amor lo dulcifica todo, lo entiende todo, lo soluciona todo, porque el amor es así y no puede ser de otra manera. Sólo el camino del amor abre sendas de esperanza, puertas de salvación, lugares que nunca se han encontrado. Porque el amor es de tal calidad que pone sólo calidad de vida allí donde nada más que hay tibieza y relajamiento de una vida sin amor.

Porque el amor es tan maravilloso que hace engrandecer a la persona que se ama. La eleva a sitios encumbrados sólo por el amor. Hace que esa persona ocupe un lugar en nuestra vida que no lo ocupan los demás o las otras cosas.

Porque el amor lo supone todo en aquel que quiere amar sin condiciones, en aquel que se entrega al amor para hacer feliz a una persona toda la vida. Los que así se aman descubren la belleza del amor, la hermosura del amor, la autenticidad del amor en todo lo que realizan, así sean las cosas menos importantes de su vida.

Pero los que se aman en el corazón sólo buscan amor para entregárselo uno al otro. No buscan otra cosa, no necesitan de otra cosa, sólo de amor, y de amor de tal calidad que con sólo el amor se basta para vivir.

Porque lo que da vida a la existencia humana es el amor, y sin este amor nada de cuanto se puede hacer y realizar tiene un sentido específico.

Tiene un sentido sólo en Dios, pero no en la criatura. Porque si el amor procede de Dios, entonces el amor hace que dos personas se junten en Dios y vivan para Dios y todo cuanto hagan lo hagan de cara a Dios. Y es en Dios y sólo en Dios cómo todo lo demás que se hace tiene su valor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: