Leave a comment

Vivir enamorados

edeamor

406564_365540296804228_237963386228587_1331020_1450128523_n

Ene
05
2013

El amor es siempre una fuerza que empuja a amar a una persona. No son las razones las que fuerzan a amar, es solamente el amor.

Es, por eso, que el amor es movimiento, no es algo estático, no es un deseo que se queda sólo en el corazón. El amor mueve a obrar, y si no se obra, entonces es que no hay amor.

Pero no siempre se está obrando, sino que a veces hay lo que se llama el éxtasis del amor, es decir, es un contemplar a la persona amada sin esfuerzo, llevado por su amor y en su amor.

Este éxtasis hace que el enamorado se figure a su amor caminando con él, hablando con él, comiendo con él, durmiendo con él.

Esta especie de éxtasis es lo más hermoso entre dos enamorados, porque los dos se aman en el corazón, sin decir nada, sólo con el pensamiento, con el deseo, con una mirada de amor.

Este éxtasis es un amor tan puro que en esta contemplación no hay rasgo de deseo malo hacia la otra persona, sólo un estar en su presencia, aunque esa persona esté lejos en el espacio.

Así los enamorados van cultivando su amor de enamoramiento, porque esta es la forma correcta de que el amor entre ellos subsista siempre, porque este amor no se compone todavía de hechos concretos, porque no viven juntos, pero sí de vivencias que los dos recuerdan en su interior y que los hace arder de amor el uno por el otro.

Este éxtasis es tan variado que depende de las personas para que se dé siempre que los dos quieran. Es decir, no es un éxtasis como se entiende la palabra, no es un salir de sí, pero sí que es un estar con el pensamiento, con el deseo en otra parte, junto al amado.

Esto hace que, a veces, se esté haciendo algo, pero el pensamiento está puesto en el amado y se pierda la noción del tiempo por estar pensando en el amado. Esto es muy común en los enamorados, tan común que cuando se da, el que padece de enamoramiento no puede ocultar su rostro de enamorado, de persona que parece que está en otro sitio, no en lo que está.

Esto hace que las personas a su alrededor se pregunten el motivo por el cual está así, pero ese motivo se les oculta generalmente, porque el amor sabe esconder los motivos hacia las otras personas.

El que se enamora siempre tiene en su corazón a la persona amada, no puede sacarla de allí, porque el amor es tan fuerte que es el amor el que trae al corazón del enamorado al amado, porque donde está el amor allí siempre está la persona a la que se ama.

Por eso, cuando dos se unen para casarse, deben inquirir primero entre ellos si existe este amor de enamoramiento, porque si no existe no deben casarse, porque entonces su casamiento sólo sería en la carne, pues se gustan sólo en lo carnal, pero todavía no han sido cogidos en el corazón.

Esto es tan importante de conocerlo que el no saberlo pone en peligro, sin duda, la estabilidad de cualquier matrimonio. Porque el matrimonio se funda sólo en el enamoramiento del corazón, no en la consecución de la carne, porque ésta no entiende de amor, sino sólo de pasión.

Por eso, siempre que dos se enamoran deben experimentar este amor de enamoramiento, este éxtasis que hace que los dos vivan en un mundo interior de amor puro, porque esto es lo propio de este amor.

Por eso, no se debe tener miedo a estos deseos tan puros si se dan en los enamorados. Es lo propio en ellos, porque este es el camino verdadero para que dos que se aman lleguen después a la unión verdadera en la carne.

Por eso, en el amor de enamoramiento los dos deben aprender a buscarse de esta forma, para que en la realidad sus corazones vibren el uno por el otro, porque el amor atrae de una manera misteriosa a dos que se aman y que quieren que su amor siempre prevalezca.

Por eso, el amor de enamoramiento hace, a veces, delirar de amor a los dos y se dicen cosas que parecen locuras, pero es que los dos se aman y no saben de razones, sino solamente de amor. Y el amor es tan genuino que hace decir cosas que generalmente no se dicen porque en la práctica está claro que no se dicen. Pero los enamorados viven en un mundo de amor, de amor puro, de amor tan auténtico que todo les parece permitido, menos el pecado.

El amor de enamoramiento hace que las almas se acerquen unas a otras haciendo lo propio de los enamorados, es decir, atrayéndolas con lo propio del amor y nada más que con el amor.

El amor de enamoramiento produce en las almas tal belleza de pensamientos que las almas se contentan con obrar lo que piensan, sin pensar que eso que obran, a lo mejor, no es lo más adecuado en ese momento. Pero el que ama sólo sabe de amar, no de momentos adecuados.

Por eso, vivir enamorado es la etapa más feliz para el hombre, porque vive seguro de su amor, vive para el amor, vive pensando en el amor, vive sin saber que vive una felicidad que no es de este mundo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: