Leave a comment

El corazón sólo entiende de amor

edeamor

cor21b

Ene
06
2013

El amor es una actitud del corazón, es decir, es un ofrecimiento que el alma hace a otro para que ese otro se conforme con la realidad de un amor que siempre los une para un mismo fin.

Y, por eso, en el amor de un matrimonio los dos deben saber que -para que siempre se dé según la voluntad de Dios- debe hacerse que los dos entiendan en Dios los motivos que les impulsan a amarse y a darse en el amor.

Porque el amor es tan maravilloso que no basta demostrarlo con palabras y con obras, sino que los dos deben amarse porque se aman, no por las obras, no por las palabras que se dicen.

El amor sólo consiste en amar, y en amar de tal manera que lo demás no importa, porque lo único importante es el amor. Y cuando se comprende el amor, se comprende todo lo demás, y eso hace que todo lo demás se dé como se da el amor, es decir, de forma sencilla.

El amor de una criatura es algo tan hermoso que debe ser comprendido en la luz del amor y no en otra luz. Porque quien ama a una persona, debe saber que el amor en esa persona le conduce hacia caminos donde sólo reina el amor. Y esos caminos del amor son tan extraordinarios que a ambos les da un conocimiento del uno y del otro que los une en único amor.

El amor de dos personas hace que las dos se interroguen sobre el amor de cada uno. Porque cada uno ama según lo que entiende de amor y nada más que de amor. Porque el amor da una comprensión que no la da la razón. El amor hace que dos personas se amen más allá de su razón. Y, por eso, se hacen locuras de amor, porque se ama, no con la razón sino con el corazón.

El amor es tan maravilloso que para entenderlo bien deben ser interrogadas las personas sobre sus sentimientos más íntimos, porque es en lo íntimo como se entiende la profundidad del amor, ya que el amor es tan profundo que rebasa toda superficialidad, toda ligereza, toda forma exterior de actuar. El amor se basa en algo tan espiritual que sólo recurriendo al Espíritu se entiende cómo se ama. Y no se puede entender de otra forma. Porque el amor hace que las dos personas se amen desde dentro, no desde formas exteriores, siempre válidas, pero que no llevan la sustancia del amor.

El amor para ser comprendido debe ser iluminado por el Amor y sólo por el Amor. Porque el Amor es luz que siempre guía hacia la verdad, y es en el amor donde se descubren misterios tan hermosos que con sólo tocarlos el alma se derrite en la presencia de algo maravilloso.

El amor matrimonial debe ser comprendido en esta luz del amor que sólo los que están en Dios pueden comprender. Porque no se comprende el misterio del Amor sin recurrir a Quien es Misterio en su Ser. Y, por eso, no se pueden dar explicaciones de lo que es el amor sin echar mano a Dios. Porque Dios es el que llena todo el campo del Amor que sin Él nada puede ser comprendido.
Por eso, en el Amor se da siempre una forma nueva de amar que no se da en otra forma, es decir, en el Amor se descubren tantas cosas que son siempre nuevas para comunicar el Amor.

El Amor es tan maravilloso que cuando empieza a amar se olvida de todo lo demás y ama porque simplemente ama. Ama, no porque el amor no sean palabras que se digan, o sentimientos que se sientan u obras que se realicen, sino que sencillamente, el amor, reuniendo todo eso, hace más que todo eso. Une, y en la unión realiza la maravillas de las maravillas. Realiza lo que no se puede explicar con palabras, sino que sólo es entendido en el corazón.

El corazón sólo entiende de amor, no de razones. El corazón sólo se rige por el amor y nada más que del amor. Y, por eso, los que se aman se comprenden en el corazón, no en la inteligencia de la razón. Se comprenden porque el amor los une de tal manera que no tienen dudas el uno del otro. El amor los hace tan del uno como del otro que cualquier cosa que uno haga es comprendido inmediatamente por el otro.

Este amor es de tal consistencia que produce frutos abundantes en esos que se aman. Porque todo lo ven con el amor de Dios y en el amor de Dios. No ven otra cosa que amor y nada más que amor. Para ellos todo lo llena el amor y hacen que vivan uno para el otro sin necesidad de más cosas que de amarse sin más, con sencillez, con ternura, con valentía, con tenacidad, con perseverancia. Y sólo así se construye un amor que siempre será amor, un amor que nunca dará marcha atrás al amor, porque el amor hace que los dos se unan para un mismo fin y para una misma iniciativa. El amor produce tal fusión entre los dos, que los dos hacen cosas sólo movidos por el amor y nada más que por el amor.

El amor hace que las personas amen movidas por un único movimiento de amor, por una única energía donde siempre el amor tendrá su complacencia, su consistencia, su amabilidad, su destino final. Porque todo cuanto hace el amor se hace para que los demás aprovechen ese amor que se les da para el bien de todos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: