Leave a comment

La cama es para llegar al orgasmo de la mujer

edeamor

elamorseofrece

Ene
07
2013

El amor sexual es lo propio de los que se aman en Dios.

Es un amor que se compone de deseo carnal y de amor en el corazón.

El amor comienza siempre en el corazón y de ahí pasa al cuerpo.

Cuando el hombre penetra a la mujer sin el amor del corazón, el hombre sólo usa la mujer, pero no la ama. Porque el amor no es la obra del pene, sino la obra del corazón. No se ama a una mujer con el pene, sino con el corazón. Y el corazón dice lo que hay que hacer con el pene.

Y cuando la mujer busca al varón por placer sólo, entonces la mujer hace que su vida sea para el placer, pero no para el amor. Porque la vagina es el motor del amor, no es la búsqueda de un placer. Se tiene una vagina para amar y dar el amor, no para recibir un placer y buscar un placer.

La mujer, por ser amor, es un ser que tiene en su corazón el impulso del amor y, por tanto, debe moverse hacia el hombre por amor, no por placer. Y es lo que la mujer no sabe hacer cuando busca a un hombre para su vagina. Se busca un pene para darle el amor de la vagina, no para recibir del pene el placer.

El hombre es placer, es un ser que lleva en su sexo el placer y, por tanto, siempre busca su placer en él. El hombre, para amar, debe primero buscar el placer en la mujer, hacer que la mujer llegue a su placer en su sexo y, después el hombre, alcanzará su placer. El hombre busca la vagina para el placer de sus huevos, pero no busca la vagina para darle a la vagina su placer. Una mujer quiere su placer vaginal, no quiere el placer de los huevos.

Pero el hombre se olvida, con frecuencia, de que la mujer también necesita experimentar el placer y no da a la mujer ese placer. Y, entonces, la usa para sus huevos, para su placer carnal, para su dominio de su sexo. Pero no la ama con el corazón, sólo posee el amor carnal hacia esa mujer. No posee el amor sexual hacia la mujer.

La mujer hay que trabajarla en su sexo para que adquiera el orgasmo propio de su sexo. Si el hombre no la trabaja con su sexo, entonces la vagina de la mujer no llega al orgasmo. Y el hombre sólo recibe de ella un placer, pero no un camino para su placer. La vagina es la que da el camino al pene para que el pene ame a la mujer cuando la penetre, no para que el pene derrame su placer y se quede en su placer de hombre.

La mujer quiere llega a su placer vaginal, pero es necesario que la mujer sea la que dirija el sexo del hombre, el placer del hombre, hacia lo que ella quiere, no hacia lo que el hombre quiere. Hacia el placer de su vagina, hacia lo que ella entiende lo que es el placer en su vagina. El hombre -constantemente- sólo quiere derramar el placer de sus huevos, su semen, y ahí se queda. Se queda en su placer carnal, en su amor carnal. Y no llega al amor sexual, el amor que la vagina obra con su pene. La mujer quiere el orgasmo de su vagina usando el pene hasta las últimas consecuencias.

Por eso, el hombre ante la mujer debe estar disponible a lo que ella quiera y hacer lo que ella desee para conseguir su orgasmo. Esa disponibilidad le hace alcanzar el amor sexual en la mujer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: