Leave a comment

Vida sexual del hombre

edeamor

14383_2539970635691_46187706_n

Ene
09
2013

El hombre, en su sexo, tiene tres cosas: pene, huevos, semen. Por tanto, en el hombre hay tres placeres diferentes. El placer del pene, que se obra desarrollando el pene, poniéndolo duro, recto. El placer de los huevos, que es cuando se abren los huevos, para que salga el semen. Y el placer del semen, que se hace derramando el semen, cuya culminación es el orgasmo masculino.

Son tres fases distintas que el hombre puede experimentar en una relación sexual.

Cuando el hombre penetra rápido para derramar, sólo experimenta el placer del derrame, su orgasmo masculino, y muy poco los otros placeres. Casi no se da cuenta del placer del pene ni del placer de los huevos.

El hombre, cuando hace el sexo, debe detenerse en cada placer y no tener prisa en la relación sexual. Eso le ayuda a dominar su eyaculación y así no ser precoz con una mujer.

Debe comenzar estirando su pene sin forzarlo a estar duro de una vez. Sólo así comenzará a sentir el placer de tener el pene rígido. Y debe quedarse en ese placer y no querer pasar al siguiente placer. Para eso, debe penetrar despacio a la mujer y no ir más adentro de ella. Es la penetración de acercamiento en la vagina. Debe acariciar la vagina y subir su pene dentro de la vagina de ella, para tocar sus paredes. De esa forma, el hombre aprende a dar a la mujer un placer distinto que la mera penetración y no tiene prisa por acabar. Le da a la mujer el placer de su pene rígido, hasta que ella se acostumbra a esa dureza dentro de ella.

Con frecuencia la mujer siente el pene como una invasión dentro de ella, como algo molesto. Y hay que hacer tiempo para que la mujer lo sienta como algo suyo, como parte de su cuerpo. Es, por eso, que al comienzo de toda relación, las cosas deben ir despacio en el hombre, para que la mujer se acostumbre a la dureza del pene del hombre. Sólo así la mujer no teme el pene, no teme el tener dentro de ella a un hombre. Muchas mujeres se vuelven frígidas, frías, porque en la relación sexual su vagina no se acostumbró a la dureza del pene y temen al hombre, temen una relación sexual. Queda ese temor y no saben quitarlo cuando tienen una relación. Para quitarlo deben pedirle al hombre que vaya despacio en la penetración y que no penetre profundamente, sino que juegue dentro de ella, hasta que ella acceda a esa dureza y no lo vea como un enemigo, sino como un amigo.

Una vez que siente su pene duro, comienza la fase de apertura de los huevos. En esta fase, el hombre experimenta en sus huevos una delicia que hace que sus huevos comiencen a crecer. Se siente pleno, realizado, de una forma especial. Este placer es el más importante para el hombre, porque de aquí le viene el ser hombre. Un hombre es hombre cuando abre sus huevos, cuando siente que sus huevos se abren. Entonces, el sexo para el hombre cobra otro sentido. Porque el hombre, en su sexo, es algo cerrado. Cuando está en reposo, el hombre no se siente hombre. Tiene un sexo, pero no sabe qué hacer con él. Sólo cuando sus huevos se abren, el hombre siente su sexo como es.

El hombre ve su sexo como algo exterior a su cuerpo, no como algo interior. Cuando se abren sus huevos, entonces comprende que su sexo le pertence interiormente y entiende su sexo. Sus huevos realizan al hombre como es. No es su pene. El pene es algo que cuelga, pero que no tiene sentido hasta comprender para qué sirve en una vagina. Con el pene, el hombre no es hombre. Pero cuando se abren sus huevos al placer, entonces el hombre ve su sexo que sirve para algo, no sólo para él, al experimentar el placer, sino para la mujer, porque le da a la mujer lo que hay en sus huevos. Eso la hace hombre. El hombre es el que da a la mujer, no sólo el placer de su pene, sino el fruto del placer de sus huevos, su semen. El fruto de una vida que lleva dentro de sí. Y ese dar esa vida es lo que le hace ser hombre.

Ser hombre en una mujer no significa darle un placer en la vagina con el pene. Sino darle el semen a esa mujer. Es cuando el hombre se realiza en la mujer. El hombre es hombre en una mujer cuando se derrama en ella, no cuando la penetra con su pene. Sino cuando alcanza el valor de su orgasmo masculino en la mujer.

El hombre debe permancecer en la apertura de sus huevos y no tener prisa en derramar. Porque una cosa lleva a la otra. Cuando vaya a derramar, debe detenerse y buscar otra postura, hacer otra cosa y seguir en la apertura de sus huevos sin derramar. Este es el mayor placer para el hombre. Cuando vive al máximo este placer, el derrame que se sigue tiene un sentido distinto, porque al derramar el hombre lo da todo a la mujer. Le da no sólo su semen, sino el placer de sus huevos.

En el placer de sus huevos, el hombre se siente diferente en la vagina. Y trabaja la vagina por placer, por amor, por sentimiento. No la trabaja fríamente, sino con ardor. Ardor que la mujer siente y aprecia en el hombre. El hombre, en este placer, deja de ser dominante y se convierte en afectivo, en sumiso, en detallista con la mujer. No busca el derramar su semen, sino en darle a la mujer lo que ella pide. Muchos hombres no saben quedarse en este placer de sus huevos y tienen prisa en derramar. Si se quedaran, su eyaculación precoz desaparecería por completo y verían su sexo de otra forma muy diferente a como lo ven.

En el placer del derrame, en su orgasmo masculino, el hombre descansa. Es un placer para descansar. No es un placer máximo. El hombre no debe buscar el placer del derrame como si fuera lo último en el placer. El placer del derrame es la consecuencia de vivir el placer de la apertura de los huevos. Cuanto más el hombre busque esa apertura y se mantenga en ella, más entenderá después el placer cuando derrama. Pero muchos hombres sólo buscan derramar y entonces no se realizan, en su sexo, como hombres. Y, por eso, dejan a las mujeres sin el placer que ellas quieren. Y hacen de una relación sexual algo rutinario en sus vidas y no dan a esa relación sexual el amor del sexo, sino el placer del sexo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: