Leave a comment

Ovarios: razón del placer vaginal

edeamor

483007_401812719890312_2082225923_n

Ene
14
2013

El deseo de la mujer nace de sus ovarios. No está en su vagina o en su clítoris, sino en aquello que define a la mujer, que son los ovarios.

Los ovarios son los encargados de dar la vida. Tienen la misma función que los testículos, pero obran de distinta forma. En el hombre, los testículos están hechos para dar la vida. Pero en la mujer, los ovarios forman la vida.

Por eso, la mujer es la que inicia una vida con un hombre. Sin la mujer, en el hombre no se forma una vida, un camino. En la mujer, está el deseo de algo nuevo en la vida. Está el deseo de conquistar a un hombre. Está el deseo de tener un hijo. Está el deseo de ser mujer. Y todo esto se lo da a la mujer sus ovarios.

Porque el inicio de una vida no está en algo exterior al ser humano. El hombre no es hombre, ni la mujer es mujer, porque sean inteligentes, estudien, trabajen, obren diferentes cosas en la vida, etc., sino porque obran lo que son en su ser de hombre y en su ser de mujer. Esto es lo que, hoy día, se ha perdido tanto en el hombre como en la mujer. Ni la mujer ni el hombre atienden a lo que son en su sexo y, después, construyen una vida que no les llena, que no les satisface, que no les colma en absoluto.

La mujer desea a un hombre por lo que siente en sus ovarios. Y, entonces, en ese deseo, la mujer busca al hombre. Y no lo busca por su dinero, ni por su fama, ni por lo que ese hombre es, sino porque su sexo lo desea. Pero la mujer no sabe atender a este deseo de su sexo y, entonces, busca a un hombre para que la ayude, para que le resuelva la vida con su dinero, para que la mantenga en la vida y por infinidades de razones que la mujer busca.

El amor es muy sencillo. Y, si se sigue, entonces se obra lo que uno es. Si no se sigue, todo son complicaciones en la vida, por no seguir lo que cada uno tiene en su corazón.

Los ovarios de la mujer le indican a la mujer el tiempo de ser fértil y el tiempo de infertilidad. Sus ovarios le dicen a la mujer el deseo hacia un hombre. Sus ovarios son para que la mujer obre lo que siente en ellos, y no busque en otras cosas la obra de su encuentro sexual o la obra de su razón de ser mujer.

Los ovarios definen lo que es una mujer. Y toda mujer debería comprender el movimiento de sus ovarios, porque es comprender lo que quiere con su sexo en la vida. De esta forma, la mujer nunca sería un objeto del hombre, sino que mandaría al hombre la forma de penetrarla cada vez que ella los sienta en sus ovarios.

En el hombre, los testículos le anuncian el deseo de derramar. Y un hombre derrama porque lo siente en sus testículos, no porque el pene se pone duro ante una imagen o ante cualquier circunstancia en la vida. El hombre siente el deseo de mujer en sus testículos. Y, en el hombre, este deseo es más fuerte que en la mujer. Por eso, el hombre va tras una mujer y, si esa mujer no quiere, busca otra, hasta encontrarla, con tal de derramar su semen. Y, por eso, el hombre es mujeriego, está más pendiente de buscar a una mujer para usarla que para amarla.

Pero las mujeres no van tras un hombre como el hombre lo hace. Su deseo vaginal les da a ellas la razón de buscar un hombre, pero no la inquietud de satisfacer ese deseo. El hombre no sabe esperar a satisfacer ese deseo de su carne. La mujer, sí sabe esperar. La mujer no se abalanza como el hombre en busca de sexo, aunque sí siente la misma atracción y el mismo deseo de estar con un hombre. Y la puede sentir más fuertemente que el hombre, pero, por ser mujer, por ser lo que es en su sexo, sabe aguardar el momento propicio.

Son los ovarios los que deciden ese momento en la mujer. La mujer sabe cuándo conviene y cuándo no conviene. Así está hecha en su naturaleza de mujer. Y, por eso, la mujer es más lúcida en una relación sexual, en un encuentro sexual. El hombre se ciega en su deseo carnal. Y, en ese ceguera, quiere muchas veces envolver a la mujer para cumplir su deseo de hombre. Y la mujer, con frecuencia, se deja arrastrar del hombre a una relación que no quiere en su sexo.

El movimiento de los ovarios son la razón del placer vaginal. La mujer no llega a su orgasmo femenino por el movimiento del pene en su vagina. Ese movimiento le da cierto placer en su vagina, pero no el orgasmo femenino. Ni tampoco llega a su orgasmo porque mueva su clítoris. El clítoris es el centro del placer vaginal, pero no da todo el placer vaginal.

El placer vaginal no es algo estático en la mujer. No se concreta en un punto de la vagina, sino que el placer vaginal es algo muy variado en la vagina. Y cada relación sexual necesita de algo distinto, de un punto distinto en la vagina para llegar al orgasmo femenino.

En el hombre, el placer es algo estático. El hombre llega a su orgasmo masculino por la eyaculación, por el derrame del semen. Y derramar el semen es siempre lo mismo. No hay que inventarse nada para derramar. La mujer tiene que descubrir en su vagina el punto que la lleva a su orgasmo femenino. Si la mujer no conoce este punto, por más que se mueva el pene, por más que se actúe en el clítoris, los ovarios no se moverán y no se alcanzará el placer vaginal. Se tendrá el placer que el pene da o que el clítoris da, pero nada más.

El placer vaginal lo da el movimiento de los ovarios. Y para que los ovarios se muevan, la mujer debe guiar el pene hacia el punto que su vagina le pide en cada relación sexual. Debe buscar aquella postura que en esa relación su vagina le pide para llegar a su placer vaginal. Debe hacer que el pene se mueva hacia lo que su vagina quiere. No debe estar inactiva en la relación, soportando el deslizamiento del pene en ella, conformándose sólo con cierto placer que el pene le da a su vagina.

El placer vaginal es algo complicado de alcanzar. No es cualquier placer en la vagina. No es un placer estático, sino variable. No es tocar un punto, y siempre el mismo, y así llegar al placer vaginal. El placer vaginal es un placer que hace que la mujer se mantenga en su orgasmo, en su placer, y dé a la unión sexual el amor que se necesita. El placer vaginal hace que la mujer viva en ese placer. El hombre, cuando eyacula, no vive en ese placer, no se mantiene en ese placer. La mujer, cuando llega a su orgasmo, se mantiene en su orgasmo. Su orgasmo es su felicidad en la vagina.

El punto G no es un punto en la vagina, es la consecuencia de saber guiar el pene en el interior de la vagina y hacer que la vagina se abra a su placer propio, placer que sólo la mujer sabe experimentar, no el hombre. Pero, en ese placer vaginal, la mujer conduce al pene a otro placer distinto de la penetración en la vagina. Por eso, para hacer bien las cosas en la cama, hace falta tiempo y ganas. Sin eso, los encuentros sexuales son sólo la búsqueda de cierto placer, pero no la búsqueda del amor entre el pene y la vagina.

La mujer debe conocer su sexo y actuar según su sexo. Si no hace esto, entonces se verá metida en los deseos del hombre y obrará con él según los deseos de ese hombre, pero no según sus deseos propios de mujer. Y la relación sexual será sólo lo que el hombre haga, una rutina, pero no se alcanzará el orgasmo femenino. Si la mujer no conoce su vagina, los deseos de su vagina, no podrá guiar al pene hacia esos deseos vaginales y hará el sexo sin amor, sólo quedándose en la ilusión del placer conseguido en esa relación.

Por eso, hoy día, la mujer no es mujer. Es un objeto del hombre. Objeto de su pene, de su placer de hombre. La usa a su placer, cuando le conviene, cuando las circunstancias de su vida de hombre se lo dicen. Y, entonces, el hombre no sabe someterse al deseo de una mujer, porque pone primero su deseo de hombre, que está por encima de lo que una mujer siente o no siente en ese encuentro sexual.

Los ovarios dirigen a la mujer al hombre y a la forma cómo ese hombre la tiene que penetrar y en el momento que debe penetrarla. Si la mujer sigue eso, entonces sabrá conquistar cualquier hombre sólo por su deseo vaginal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: