Leave a comment

La verdad de una relación

edeamor

border560x1blanco

This slideshow requires JavaScript.

border560x1blanco

Mar
01
2013

border560x1blanco

El amor hacia una mujer no es lo que el hombre da a la mujer, no es lo que el hombre busca en la mujer, no es el plan que el hombre quiere con esa mujer.

Este es el error de todos los hombres: darle a la mujer una vida y hacer con ella lo que el hombre quiere en esa vida.

Y todos los hombres incurren en este error. Y, por eso, las mujeres se dejan engañar de las palabras de los hombres.

No hay una mujer que no se haya dejado arrastrar por lo que un hombre le ha propuesto para la vida. La mujer entiende la vida como el hombre se la propone. Ese es el error de toda mujer.

Una mujer que no sabe dar al hombre una vida distinta a la que el hombre le propone, no sabe lo que es el amor. Sólo sabe someterse a la mente de ese hombre, pero no sabe inclinar a ese hombre a su corazón.

La mujer tiene que saber lo que hay que dar a un hombre en lo concreto de la vida. Y esto ninguna mujer sabe hacerlo, porque nadie le ha enseñado a ver en Dios el amor hacia un hombre.

Todas quieren amar a un hombre porque ellas aman a Dios a su manera. Pero ninguna mujer sabe preguntar a Dios cómo se ama a un hombre en concreto, qué amor hay que darle a un hombre en concreto, qué vida hay que trazar a ese hombre en concreto. Ninguna mujer pregunta esto a Dios, porque se tiene a Dios como el que ama, pero no como el que enseña a amar.

Por eso, las relaciones entre hombre y mujer son todas una mentira en la vida. Cada uno busca en esa relación lo que le conviene para su vida humana y, después, quiere sellar esa mentira con una bendición de Dios. Así son todas las parejas hoy día: enfrascadas en cómo el hombre y la mujer entienden el amor, pero ninguno de los dos sabe lo que es el amor.

Y así cada cual se inventa su relación y llama amor a esa relación porque poseen alguna felicidad en la vida.

Para amar a una mujer, el hombre debe someterse a la mujer en todo. Y eso ningún hombre lo sabe hacer, porque los hombres son unos mentirosos cuando se trata de amar a una mujer. Ninguno va a la mujer y le pregunta cómo hay que amarla, qué vida ella quiere, cuál es el camino con ella en la vida. Ninguno hace eso, porque todos quiere dominar a la mujer, en su pensamiento y en su sexo.

Así son los hombres cuando se trata de las mujeres: quieren imponer su pensamiento y su deseo carnal en la mujer. Y no hay hombre que haga lo contrario. No hay hombre que se someta al pensamiento de la mujer y que sepa esperar a la cama, a que la mujer diga ahora es el momento de la cama. Todos quieren sexo al momento. El hombre no sabe dominar su sexo, su deseo carnal.

Por eso, aquella mujer que se deja gobernar por un hombre es una mujer que no sabe amar a ese hombre. No sabe lo que es un hombre, porque si lo supiera, no permitiría que ese hombre le mostrase el camino de la vida, porque los hombres, en la vida, sólo quieren dinero y sexo.

No hay hombre que quiera de la mujer su amor, su corazón. Todos quieren su vagina y con eso se contentan en la vida.

El hombre que no conoce el corazón de la mujer, sólo conoce su vida exterior, pero no tiene ni idea de cómo amarla. Porque no se ama haciendo el amor con la mujer. Se ama a la mujer dándole lo que ella quiere en la vida. Y la mujer que no sabe indicar al hombre lo que ella quiere, sino que da al hombre lo que el hombre quiere, es una mujer necia en la vida y estúpida en esa relación.

La mujer tiene que tener a Dios en su corazón y dejarse guiar por Dios en el amor hacia un hombre. Y no hay mujer que sepa hacer eso, porque todas quieren lo que quieren los hombres en una relación: dinero y sexo. Tampoco hay mujeres que persigan el amor como es, sino que se inventan sus amores para decir que tienen un hombre que les da un poco de dinero y un poco de sexo en la vida.

La verdad de un amor no está en lo que cada uno piensa sobre qué debe ser una relación. Sino que sólo está en lo que Dios dice al alma de lo que debe ser esa relación. Por eso, hay tantas relaciones, tantas uniones, tantos matrimonios que no sirven para nada en la vida, porque no son camino en la vida, no son un amor en la vida, son sólo un problema en la vida.

Y, ¿para qué estás con un hombre o con una mujer que no sabe darte ningún amor, sino sólo lo que tú llamas amor, que consiste en vivir bien la vida apoyado sólo en el dinero y en el sexo? Es mejor que estés solo en la vida, porque esa relación es un problema en tu vida ya que no te hace caminar en la verdad de tu vida.

Hoy hombres y mujeres se entretienen en sus relaciones, y acaban una para empezar otra ,y salir de esa para seguir con otra cosa. Eso es señal de que no se busca el amor en esa relación, sino sólo el estar bien en la vida diciendo que se ama a un idiota en la vida.

border560x1blanco

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: