Leave a comment

El corazón humano

El corazón del hombre es algo espiritual. No pertenece al hombre, sino que es algo que Dios crea para que el hombre pueda recibir todo lo espiritual.

Una cosa es la guía del espíritu, otra es la forma cómo el espíritu guía al hombre. El espíritu lo guía desde el corazón. El espíritu no guía al hombre en su razón humana o dándole sentimientos humanos o apreciaciones subjetivas de la vida. La guía del espíritu se realiza siempre en el corazón.

En el corazón es colocado todo lo que Dios quiere del hombre en su vida humana. Cada cosa que el hombre hace en su vida humana está escrita en su corazón.

El corazón es la vida del hombre. Pero es una vida que sólo Dios sabe descifrarla, no es el hombre el que la ve.

Dios pone en el corazón del hombre Su Plan sobre ese hombre. Y lo conduce según ese Plan. Dios no conduce al hombre según lo que el hombre piensa de la vida o quiere en la vida u obra en la vida. Dios hace Su Plan sobre cada hombre y en ese Plan todo lo hace en el hombre.

El corazón dice al hombre lo que tiene que hacer en la vida. No es la mente del hombre lo que habla al hombre sobre lo que tiene que hacer en la vida. El corazón no es la mente humana. El corazón es el sagrario de Dios, donde Dios esconde la vida del hombre.

Pero esta vida del hombre sólo es revelada por Dios al hombre cuando éste se abre al Espíritu. Si el hombre no cree en el Espíritu o se cierra a las cosas espirituales, Dios no revela Su Plan al hombre. Sino que Dios deja que el hombre haga sus planes en su vida humana. Y le ayuda a realizar esos planes, aunque sean opuestos al Plan de Dios.

Dios nunca obliga a caminar al hombre, nunca pone al hombre en un camino que el hombre, libremente, no acepta. Siempre Dios deja en libertad al hombre para que decida su vida, pero nunca le niega la luz sobre la verdad de su vida.

Porque Dios es la Verdad de todo hombre. Y, por eso, Dios da esa Verdad a todo hombre. Después, es el hombre el que acepta o no esa Verdad.

Y solamente el Espíritu de la Verdad hace caminar al hombre a la Plenitud de la Verdad. Sólo el Espíritu guía al hombre hacia el Plan de Dios sobre su vida. Pero lo guía en la libertad del hombre.

El corazón del hombre es la forma cómo Dios guía al hombre que ha aceptado el Plan de Dios sobre su vida humana.

Muchos hombres no aceptan el Plan de Dios sobre su vida y viven con el corazón cerrado a Dios. Conocen de Dios y con la boca dicen que lo aman. E incluso cumplen con la ley de Dios, usan los Sacramentos, pero su corazón no acepta los designios de Dios sobre su vida humana. Se conducen en la vida según su razón humana, según sus deseos humanos, pero no según su corazón.

Por eso, no es suficiente ser bueno en la vida. Dios no quiere la bondad humana. Hay que ser espirituales, vivir del corazón y obrar según ese corazón.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: