Leave a comment

La Gracia Divina

La gracia divina es un don de Dios al hombre para que pueda alcanzar la Vida Divina.

La Vida Divina es algo más que una vida espiritual. Es asemejarse en todo a Dios por participación de su Esencia Divina. No es tener la Esencia de Dios, sino ser de esa Esencia como Dios quiere que esté en la naturaleza humana.

Para eso, Dios crea la gracia, para que el hombre se asemeje a Dios y pueda vivir en su naturaleza humana la misma vida de la Esencia Divina.

Por tanto, la Gracia no se puede comprender desde el hombre, sino desde Dios. Y Dios sabe obrar Su Gracia en el hombre. Y Dios sabe dar Su Vida Divina al hombre. El hombre no sabe estar en Gracia y no sabe vivir de la Gracia.

Dios pone mandamientos y sacramentos y funda Su Iglesia para esta Vida Divina. Y es en su Iglesia cómo se puede vivir la Gracia. No se puede vivir fuera de Su Iglesia, la que Él fundó en Su Hijo Jesucristo, en la Iglesia Católica.

Por eso, vivir una vida en el sexo sin la Gracia es no vivir nada para Dios.

Porque Dios no necesita del sexo del hombre. Dios no necesita de los hijos que el sexo del hombre trae. Dios no tiene necesidad del hombre y de su sexo. Pero si lo ha creado es para hacer del hombre algo divino, algo que sólo Dios comprende en la naturaleza humana. El hombre no es capaz de comprender esto, porque no conoce la Mente Divina.

La Gracia da sentido a la vida sexual de la persona y la hace caminar en la verdad de esa vida sexual.

La Gracia pone en el hombre los espíritus propios del sexo para encaminar la sexualidad del hombre a la verdad.

Sin la Gracia, el hombre se pierde en una multitud de espíritus que existen en el sexo para hacer perder al hombre su lugar en el Cielo. Es por el sexo cómo el demonio conquista más almas, porque al hombre le gusta el sexo, el hombre se apega al sexo antes que a Dios. Por el sexo, el hombre lo hace todo en la vida. Por el sexo, el hombre gusta de las alegrías de esta vida y se queda en las alegrías de esta vida.

La Gracia ayuda al hombre a dar valor al sexo y a ponerle en el punto adecuado en su vida. Hace que el hombre lo use para un fin divino, nunca para un fin humano. Y hace de la vida del hombre una plataforma en la que todo está bien si la Gracia mueve el corazón del hombre hacia la verdad de su vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: