Leave a comment

El Amor del Espíritu

El Amor es lo propio del Espíritu. El Espíritu ama, no hace otra cosa que amar.

El Espíritu sólo tiene una obra: el Amor. No se dedica a hacer otras cosas. No tiene necesidad de hacer otras cosas. Cuando ama lo hace todo en todos.

El Espíritu obra el Amor y sólo obra el Amor. Y lo obra con el mismo Amor. No se ayuda de otra cosa ni de nadie. Sólo amando el Espíritu ama.

Este Amor del Espíritu es la Verdad de la Vida. Por eso, la vida no tiene cualquier verdad. Ni se va hacia la Verdad por cualquier camino. El Amor es Camino hacia la Verdad de la Vida. El Amor es siempre una luz que guía en el camino a todo hombre. Pero es una luz que el hombre no posee en su razón, en su forma de entender la vida humana. Es la luz que nace del mismo Amor.

Cuando se ama se da esta luz a los demás. Es una luz que nace del Espíritu, de la inteligencia del Espíritu. No es una luz que el hombre sepa medir con su razón. No es una luz que el hombre sepa llegar usando sus razonamientos, sus deducciones.

El Amor no razona, no hace análisis de las cosas, no las medita. El Amor sólo obra lo que Es. Y, en ese obrar, lo hace todo allí donde obra.

Por eso, el Espíritu lleva a la plenitud de la verdad. No lleva a cualquier verdad en la vida. Hace caminar al hombre para que entienda todo lo que en la vida debe obrar. Y sólo así el hombre llega a la plenitud de la verdad: obrando aquello que Dios ha elegido para él en la vida.

De otra manera, el hombre se queda en sus verdades y obra sus verdades y se contenta con lo que obra, sin investigar en la vida otras verdades, otros caminos.

Así, en el aspecto sexual, el Espíritu da al hombre una verdad en el sexo que debe obrarla según el Espíritu. Pero el hombre se contenta con sus verdades en el sexo, las que él concibe en su mente como verdad, que no le lleva a obrar toda la verdad. Y se hace el sexo movido por muchos amores, menos por el Amor del Espíritu.

Los hombres, cuando hacen el sexo, no caminan por el Amor del Espíritu, sino por sus amores, los que ellos se inventan para hacer el sexo.

Sólo el Espíritu es el que da el amor espiritual. El hombre no sabe amar espiritualmente. El hombre sólo sabe hacer actos exteriores en que se manifiesta una obra espiritual, como la oración, la limosna, etc. Pero hace esa obra exterior sin amor espiritual, sólo movido por su amor humano o su amor natural, etc.

Así, en el sexo los hombres se mueven por muchos amores, pero el Espíritu no les mueve a obrar el sexo con un amor espiritual.

Hay que abrir el corazón al Amor del Espíritu, para que el hombre pueda realizar en el sexo la obra del Amor, que es la obra de la Verdad de su Vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: