Leave a comment

El amor en la pareja

home-03xzaamor2clases2pareja2inteligencia2

amoraunapersona4

El encuentro sexual entre un hombre y una mujer debe hacerse en el amor. Pero el amor debe ser comprendido para que la entrega de los cuerpos no se quede sólo en un mero placer carnal, sino que vaya más que eso.

Un hombre y una mujer se aman en la carne cuando ambos sólo buscan lo propio de la carne. Pero se aman en el espíritu cuando hacen que la carne se mueva con el amor. Esto tan sencillo de decir es después complicado de hacer, porque el amor es espiritual y las personas tienen que amarse en la carne con este amor. Entonces, se tiende a suplantar el amor espiritual por el deseo carnal.

Para conseguir que el amor predomine en una relación sexual y que, por tanto, no se quede en el placer carnal, lo primero que es necesario es que ambos, hombre y mujer, estén con Dios. Es decir, que tengan alguna vida espiritual, que sepan poner el temor de Dios en sus vidas, que sean amantes de la oración y del sacrificio. Porque si esto no se da, entonces es muy difícil que en sus encuentros sexuales predomine el amor. Antes bien, se moverán siempre por el deseo de la carne.

El problema de hoy día es que se hace más caso a lo que los demás dicen del sexo que a lo que Dios diga a los esposos para que sus encuentros sexuales se hagan dentro de la Voluntad Divina. Esto es así que muchos matrimonios experimentan en sus encuentros sexuales cosas que no son permitidas porque las aprenden de personas o de instituciones que no están con Dios. Y meten en sus vidas de matrimonio cosas sexuales no permitidas. Y eso es pecado. Es tal el desconcierto que hay en esto que muchas parejas viven sus encuentros sexuales según las opiniones y fórmulas de personas que no son de la Iglesia. Y, de esta forma, se pierden.

Un hombre y una mujer que no tengan a Dios como hay que tenerlo, podrán saber todas las posturas posibles que se puedan hacer en el sexo, podrán conocer todo el mecanismo de sus sexos, podrán leer muchos libros al respecto, o ver muchas películas que instruyan sobre esto, pero si no hay amor de Dios, esto no sirve para nada. Porque sólo buscarán el deseo carnal, el goce de la carne y ahí se pararán.

Por lo tanto, para que los encuentros sexuales sean los queridos por Dios, es necesario que ambos estén con Dios. Y Dios les irá guiando por este camino sexual para que ellos entiendan cómo poner el amor en la carne.

amorsincondicones

Una segunda cosa necesaria para esto es la comprensión de cada sexo. Es decir, cada sexo no trabaja de igual manera en el encuentro sexual, y, por lo tanto, para amar a la otra persona, es necesario saber cómo se encuentra en su sexo cuando se va a hacer la relación. Esto es necesario porque no siempre se está en las debidas condiciones para el encuentro sexual. Hay  multitud de factores que pueden impedir que ese encuentro sexual se haga con la paz y la armonía que requiere. Los factores más comunes pueden ser: el mucho trabajo que agota el cuerpo, las muchas tribulaciones o angustias por las que una persona esté pasando, alguna mala disposición corporal. Pero pueden haber otros dependiendo de cada persona.

Si la persona no está centrada en lo que está haciendo, entonces su encuentro sexual puede ser placentero en cuanto al deseo carnal, pero no se trabaja en cuanto al amor. Y quien ama conoce cómo está la persona a la que ama y le da lo que ella necesita en ese momento. Esto tan sencillo es lo que menos se hace en el encuentro sexual. Porque hombres y mujeres se han acostumbrado a unirse sin amor, casi como animales, y no sacan provecho espiritual de su unión en el cuerpo.

Para esto, las personas que se aman deben darse de acuerdo a lo que el otro esté necesitando. Una persona cansada por el mucho trabajo, llegará a la unión sexual sin fuerzas en lo corporal y dejará hacer al otro, pero ella no se esforzará. Y entonces el amor sufre en esto. A la persona cansada en su cuerpo se le tiene que amar de una forma para despertarle el deseo del cuerpo, para que ella participe en ese encuentro, siempre dentro de los límites del amor.

Sólo el que ama es capaz de comprender esto y de realizarlo con su pareja y de aprender a amar a su pareja según lo que ella necesite en ese momento. Así se empieza a amar en la carne. No dejándose llevar por el deseo carnal, sino poniendo la inventiva del amor. De esta forma, la otra parte comprobará que hay algo más que carne en el encuentro sexual. Y aquí está el comienzo del amor.

Cuando las parejas hacen este descubrimiento en sus encuentros sexuales, entonces empiezan a entender cómo poner amor en el cuerpo, cómo mover el cuerpo a impulsos del amor, no a impulsos del deseo carnal. Y podrán hacer la diferencia entre el instinto de la carne y el instinto del amor. Son dos cosas distintas que el hombre puede captar cuando está amando a una persona en la carne.

El instinto de la carne es lo propio de la carne y nadie puede quitar este instinto, aunque sea muy santo. Está ahí y vivimos con él. Esto no significa que ese instinto sea malo. Es siempre bueno, porque está hecho por Dios. Pero hay que saber dominarlo para que no sea éste el que predomine en el encuentro sexual.

Las personas humanas se aman. Y esto no sabe hacerlo el animal. El animal sólo desea en la carne con lo propio de la carne. Pero el hombre es más que carne. Tiene también espíritu. Y el espíritu es el que debe dominar a la carne. No al revés.

amortexto4

Las personas cuando se aman en sus cuerpos sienten los dos instintos: el propio de la carne y la fuerza del amor. Son dos fuerzas distintas que sólo los que se aman en la carne pueden hacer la diferencia. Porque los que no usan el sexo no pueden entender una de la otra cuando están juntas. Pero los matrimonios tienen la gracia para entender ambas fuerzas y coger la del amor para que impere sobre la carne. Pero para hacer esto, es necesario que la persona ame espiritualmente, sepa que es el amor en el espíritu. Porque sino su amor en la carne será casi siempre un amor carnal, en el que predomina el deseo carnal.

Muchas personas tienen miedo al deseo carnal en el matrimonio y, por eso, creen que hacer ciertas cosas va contra el amor. Los que usan el cuerpo necesariamente tienen que vivir sintiendo el deseo carnal, porque es lo propio de ellos: usar la carne. Y la carne se usa carnalmente, se mueve carnalmente. No puede usarse ni moverse de forma que no se produzca en ella deseo carnal. Es imposible en el estado en que el hombre vive. El cuerpo no está espiritualizado y, por tanto, el cuerpo siente como cuerpo, no puede sentir como espíritu.

La persona que ama a otra en la carne, necesita entender que tiene a su alrededor el deseo carnal, que vive con ello, que se siente atraída más que otras personas a la carne, porque han escogido el matrimonio, y en él se debe usar el sexo. Y el sexo es siempre sexo, no es espíritu.

Pero las personas que viven para el deseo carnal no deben quedarse en ese deseo, lícito para ellas, sino que deben elevar constantemente ese deseo carnal con el amor de Dios. Esto se debe hacer para que todo lo que hay en la carne no se quede en la carne, sino que se medique con el amor, que se transforme con el amor. Los matrimonios se suelen quedar en la carne y no siguen el amor porque no saben distinguir entre una cosa y otra cuando se están amando en la carne.

La carne es carne, es decir, no sabe amar. Sólo la persona sabe amar, porque tiene un espíritu para amar. Cuando se ejercita el espíritu, entonces la persona que se une en la carne a otra la ama en la carne. Es decir, la ama con su espíritu, pero usando el deseo carnal. Porque no puede amarla sin el deseo carnal. Para esto no es necesario casarse, porque así se aman los que no están casados. Pero los que son dados al matrimonio, tienen que amar con el deseo propio de la carne. Y esto es lo difícil. Porque la carne quiere cosas carnales, no puede querer lo espiritual, y tiende siempre a más carne, sea como sea. La carne sólo ve carne, no ve espíritu.

elamornaceneuncorapuro

Pero la persona es espíritu y ve el espíritu y puede regir su carne, es decir, su deseo carnal, según el espíritu. Si hace esto, todo cuanto haga en la carne estará bien porque será regido por el amor de Dios. Y donde está Dios allí no está el pecado. Solamente Dios sabe cómo usar una carne para que se mueva a impulsos del amor, que sea éste el que predomine sobre el instinto carnal. Pero para que Dios haga esto, la persona debe primero amar a Dios, estar abierta a su acción y entonces todo, poco  a poco, se da.

El amor en la carne consiste en amar a una persona en su carne produciendo en ella no sólo lo propio de la carne, sino lo propio del amor. La persona amada en su carne debe sentir la presencia de algo espiritual en esa relación sexual. Porque si no se da esta presencia de alguna forma, entonces ese encuentro se habrá quedado en lo carnal, pero no ha sido elevado por el amor.

El amor en la carne es un sentimiento tan especial que sólo las personas espirituales saben captarlo en sus encuentros sexuales. Al estar habituadas a lo espiritual, entonces buscan el espíritu en la carne. Esta es la tarea de todo matrimonio que quiera amarse según las leyes del amor que Dios ha puesto en la pareja.

Esto es difícil de explicar con palabras humanas, porque el amor es imposible describirlo usando comparaciones limitadas por el entendimiento humano. El amor es espíritu y el espíritu tiene su lenguaje espiritual que nadie entiende con razonamientos humanos, pero que sólo se pueden captar espiritualmente.

Por esto, estos temas no son comprendidos por todos, ni siquiera por los que se dicen espirituales. Porque para esto es necesario una ayuda del Señor para que la razón quite ciertos miedos que tiene a la hora de querer entender los caminos del espíritu en el matrimonio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: