Leave a comment

La belleza de la unión

Además de penetrar y de buscar la postura ideal para una relación sexual, hombre y mujer debeb buscar algo más en su encuentro sexual. Porque el sexo no se queda sólo en penetrar o en ser movido. El sexo es para una unión.

La unión significa una obra. El hombre penetra a una mujer para algo que él quiere. Y la mujer mueve a un hombre para algo que ella busca.

Si hombre y mujer sólo se quedan en la penetración, entonces no tiene sentido esa penetración. Hay que buscar una razón para penetrar, para estar con una mujer, y una razón para mover, para estar con un hombre.

Si esta unión no es duradera, sino sólo para un tiempo, entonces la penetración no tiene mucho sentido. Se penetra sólo por un rato de placer. Cuando se acaba ese rato, entonces la vida sigue de otra forma. El hombre puede buscar a otra mujer por placer y la mujer, igual, pero nunca habrá una unión.

Hombre y mujer se unen para obrar en la carne, no sólo para penetrar y ser movido.

El hombre penetra la vagina para obrar en la vagina aquello que su pene desea. Es una obra carnal, es un deseo carnal, que necesita tiempo para hacerse. Porque un hombre que penetra a una mujer, empieza a gustar a esa mujer. Y hasta que no la penetra unas cuantas veces, no está satisfecho. Aquí empieza la unión, cuando se da tiempo a que esa relación sirva para algo concreto, que no se quede en un momento de cama, de placer, sino que se vea para qué se está con esa mujer.

Y la mujer que mueve el pene de un hombre, lo hace muchas veces hasta conseguir de ese movimiento lo que ella desea en su vagina. Aquí empieza la unión en la mujer, que busca a un hombre y que no lo suelta hasta tener lo que quiere de ese hombre.

Esta es la belleza de la unión entre un pene y una vagina. Los dos se unen para una cosa en concreta. La unión entre cuerpos es distinta de la penetración de los cuerpos. Son dos bellezas distintas en el sexo. La primera anuncia la belleza de la unión, pero no da la unión. Se puede penetrar a un hombre o a una mujer y no estar unido a él o a ella. Se puede penetrar muchas veces a una mujer y no desear estar unido a ella. Se puede estar con un hombre muchas veces y no querer de él nada más que su placer sexual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: