Leave a comment

Posturas

El hombre es un ser sexuado. Con ello debe entenderse que el hombre ha nacido con un sexo. Pero este sexo es inteligente porque es movido por una inteligencia. El animal tiene un sexo también, pero él no es inteligente. Y, por tanto, el animal busca el sexo por instinto, no por placer. Su cuerpo le empuja a unirse a otro animal para saciar su hambre de carne. Pero el hombre es distinto al animal porque él es inteligente y cuando busca a una persona para hacer el sexo no la busca sólo por placer, sino para dirigir su sexo hacia ella.

El centro de la persona humana es el sexo, pero la persona no se relaciona con otra sin sexo, sino usando su sexo. Esto no significa que para comunicarse las personas deban de hacer algo en el sexo, sino que significa que la persona cuando se comunica expresa al otro lo que es ella, porque la persona humana se define por su sexo.

Cuando un hombre habla expresa lo que hay en su sexo: expresa pasión, inquietud, energía. Porque es todo eso en su sexo. Y la mujer expresa amor, cariño, dulzura, porque eso es lo que la define. El hombre nunca va a expresar amor, sino pasión. El hombre en su sexo busca el placer, no busca sexo. La mujer en su sexo busca sexo, y después placer. Porque el hombre es activo en su sexo. Enseguida está en acción. Y, por eso, en sus encuentros sexuales tiende al placer inmediatamente. Pero la mujer es pasiva en su sexo. Y entonces debe activarse. Y, por eso, en el encuentro sexual busca que su sexo se encienda, empiece a tener energía, fuerza. Y después de conseguido ésta, va hacia el placer. Pero el hombre, una vez activado en su sexo, se dirige inmediatamente al orgasmo. Y no descansa hasta conseguirlo. Es por esoque muchos hombres se vuelven egoistas en la relación de pareja. Porque no saben controlar su energía y la quieren apagar en un instante buscando el orgasmo.

El hombre para amar a una mujer en la cama debe controlar su fuerza en su miembro. Éste está hecho para amar a una mujer. Pero la mujer necesita ser activa en su sexo. su sexo está apagado en el encuentro sexual. Debe ser acariciado por el varón para que la mujer pueda recibir la energía del hombre y así con él llegar al orgasmo. Pero los hombres no suelen entender el sexo de la mujer. Los hombres, generlamente, la penetran y derraman y ahí se acabó todo. Esto hace que la mujer, poco apoco, pierda interés por la relación sexual o busque en otros hombres o mujeres lo que su marido no le da.

Uma mujer no amada por su marido, sino usada por él, llega con el tiempo a no apreciar el valor de su sexo ni tampoco el valor del sexo del hombre. El sexo en el hombre tiene su valor porque éste es perosna humana. Y todo cuanto hay en el ser humano es bueno. El único problema está en usarlo bien. Y generalmente el sexo se usa mal y de eso vienen muchos problemas.

La mujer en su sexo es sólo sexo. Busca ponerse en acción. Busca sentir que su sexo empieza a ser sexo, empieza a ser algo. Porque lo tiene como dormido, como en descanso. La mujer en su sexo no siente la actividad del sexo como la siente el varón. El hombre, aunque no esté haciendo el sexo, tiene su sexo siempre dispuesto a entrar en acción. Porque su sexo es fuerza, es energía.  Al hombre le basta muy poca cosa para ponerlo en movimiento. Pero la mujer debe trabajar para hacer esto.

Esto es muy importante conocerlo para el encuentro sexual entre hombre y mujer. Por eso, el hombre debe tender a ser amante de la mujer para no caer en la temprana fogosidad. Y la mujer debe tender a ser objeto sexual para no caer en la inactividad. Objeto sexual se entiende, no que ella sea un objeto del hombre, sino que ella utilice al hombre como un objeto, porque sólo así su sexo se enciende. Este utilizar al hombre como objeto está dentro de los límites del amor, porque el hombre es pasión y cuando la mujer toca al hombre lo enciende enseguida. Entonces, la mujer debe con amor controlar esa pasión del hombre. Y así usa su miembro con amor para alcanzar ella su placer. Pero esto debe hacerse dentro del amor, no dentro del deseo carnal. Porque muchas mujeres usan mal del sexo del hombre y pecan, porque hacen que el hombre derrame fuera de ellas.

En el sexo hay que aprender a amar y, por tanto, usar los sexos dentro del campo del amor y no dentro del campo del deseo carnal. Porque hay muchas cosas que no se pueden hacer dentro del sexo. Y otras que sí son permitidas, pero si hay amor. Como las parejas no saben amarse en sus cuerpos, generalmente no saben distinguir un campo del otro. Y, por eso, hacen cosas que no son permitidas entre hombre y mujer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: