Leave a comment

Fecundación artificial

Pro Vida Planificación natural Fecundación artificial

Los hombres conciben la vida desde su razón humana. Dios la concibe en Su Espíritu.

Son dos formas de concebirla totalmente opuestas y diferentes.

El hombre, por más que piense, no llega a la Vida. No la puede entender, abarcar, definir. Porque la Vida no es la vida humana, no es la vida natural, no es la vida de la Creación. La Vida es algo que es un misterio para el hombre y ninguna ciencia humana sabe explicar el misterio de la Vida.

Por tanto, para traer una vida a la existencia humana, sólo Dios sabe traerla, no el hombre.

El hombre pone sus inventos para concebir una vida, queriendo imitar lo que hay en la mujer para la Vida. Pero el hombre desconoce el por qué la mujer ha sido creada así y, por tanto, la imitación de la mujer y de lo que ocurre en la mujer en el plano de la ciencia humana es inválido para Dios.

No sólo no es conveniente que se busque un hijo en la medicina artificial, sino que no vale para Dios.

Dios da el hijo que se crea de forma artificial si el hombre, en lo que hace, no destruye la esencia de la fecundación del esperma masculino con el óvulo femenino. Si salva eso, Dios da el hijo. Pero si el hombre, en su ciencia, no salva ese punto, entonces Dios no da el hijo.

Y el hombre, hoy día, ha querido escalar ese punto de crear los hijos de la ciencia, tal como los hombres ven al hijo en esa ciencia. Y eso va contra la naturaleza del hombre, va contra lo que Dios ha creado en la mujer para que se dé la vida que Dios quiere.

Pero los hombres no atienden a este punto fundamental, sino que ven como algo bueno esos avances científicos sobre la clonación y la fecundación artificial. Y ponen sus razones para seguir en eso, apelando al bien del matrimonio que quiere un hijo y no lo encuentra. Esta razón es interesada por el hombre que sólo quiere crear sus hijos, a su manera humana, según el hombre entiende en la cortedad de su razón humana y de su ciencia humana.

El hombre cree que tiene poder de crear con su ciencia los hijos, y no tiene ningún poder.

Porque el poder no está en la ciencia, sino en el Espíritu. La ciencia es el camino para el poder, pero no es el poder.

La ciencia no sabe dominar a un hombre, sino que sólo sabe usarlo para su provecho científico. Y ese uso que da no es poder, no es dominio sobre el hombre. Porque el poder es obrar, no es usar. Cualquiera puede usar a otro, pero eso no significa que se tenga poder sobre el otro.

El poder obra en el otro como uno quiere, anulando al otro por completo. Pero el hombre no sabe anular con su ciencia la voluntad de los hombres para obrar lo que quiere. Sólo sabe usar las voluntades humanas.

Así la ciencia usa el matrimonio para sus fines egoístas y altaneros sobre el misterio de la vida.

Y la ciencia se equivoca desde el principio al tratar un misterio como algo que se puede conocer con sólo dedicarle tiempo y dinero. Como si el tiempo y el dinero dieran la solución al misterio de la vida que está en el hombre y en la mujer.

Por eso, toda práctica del matrimonio en este campo de la fecundación artificial es ponerse en contra de Dios desde el principio.

Dios, cuando da un hijo, no ve la esterilidad de la mujer. Lo da, aunque la mujer o el hombre sean estériles. Dios puede eso. Dios sabe hacer eso. El hombre no puede eso. El hombre, para hacer eso, va en contra de la naturaleza humana, e inventa sus hijos como se conciben en su ciencia humana. Y eso que hacen no agrada a Dios.

El hombre quiere imitar a Dios en todo. Y es lo que obra con su ciencia. Pero la imitación de Dios por el hombre no alcanza el misterio de la vida. El hombre imita, pero no puede dar vida. Usa lo que Dios ha creado, el semen y el óvulo, pero no tiene poder de dar la Vida a esa unión de forma artificial. Une el semen y el óvulo, pero Dios da la Vida si ve que el hombre no cambia lo sustancial de la procreación. Si la cambia, Dios no da la Vida, y lo que sale no es un hijo, sino otra cosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: