Leave a comment

El beso del placer

home-03xzatecnicassexuales3elbesodelplacer3penetracionenlavagina3ladulzuradelorgasmo3

elplacerenelhombre

El pene tiene su placer cuando se pone tenso. Al hombre le gusta enderezar su pene y alcanzar este placer. Un pene levantado es un pene dispuesto a dar el placer.

Pero el hombre siente también placer en sus huevos, cuando se abren al placer. El pene penetra la vagina y, en ese movimiento, sus huevos se abren al placer. El hombre recibe otro placer en sus huevos, distinto al placer del pene que penetra. Cuando los huevos se abren al placer, el semen está listo para salir y derramarse.

El hombre, al iniciar su orgasmo, lo primero que hace es sacar su semen de sus huevos. La salida del semen es un placer, distinto al que tiene en su pene y en sus huevos. Es el placer del deseo carnal.

Los huevos, al abrirse al placer, se ponen duros. Y el hombre siente esa dureza como una señal de que quiere llegar al orgasmo. El hombre no alcanza el orgasmo hasta que no siente sus huevos duros. Los huevos duros son el calor del hombre que lo inicia para dar su semen.

Para sacar el semen de los huevos, es necesario experimentar el placer en la punta del pene. Cuando la punta del pene se llena de calor, es entonces cuando el hombre llega al orgasmo y saca el semen, derrama el semen. Y hasta que el hombre no siente ese calor en la punta del pene, el hombre no derrama.

Para retrasar o adelantar el derrame de un hombre, sólo hay que fijarse en la punta de su pene.

Una mujer que quiera conquistar a un hombre, sólo tiene que mover la punta de su pene, y el hombre llega pronto al derrame.

Una mujer que quiera que su hombre tarde en derramar, no debe tocar la punta de su pene, y así sólo mover su pene o tocar sus huevos, pero no su punta.

El beso del placer consiste en hacer derramar al hombre, hacer que el hombre se vacíe de su semen, que sus huevos se queden vacíos.

Esto beso se puede realizar de muchas formas y en diferentes posturas.

La más apropiada es el beso con la boca, que la mujer hace en la punta del pene. Besando la punta del pene, acariciándolo con su boca, la mujer consigue el derrame del hombre, su orgasmo.

Este derrame puede ser al principio de la relación, para calentar a la mujer. Puede ser al medio de la relación, para que el hombre siga trabajando a la mujer en su vagina y que no esté centrado en su orgasmo, sino sólo en el orgasmo vaginal. O puede ser realizado al final de la relación, ya con la boca, ya con el centro de la vagina. Cuando la mujer ha llegado a su orgasmo, hará que el hombre llegue al suyo tocándole en la punta de su pene.

Cuando el hombre derrama experimenta en él cuatro placeres distintos: el placer de su pene, el palcer de sus huevos, el placer de su semen y el placer de su orgasmo. Esto cuatro placeres se dan al mismo tiempo, pero depende de la intensidad de la relación para medir su cantidad.

Una relación rápida tendrá estos cuatro placeres casi al mismo tiempo y el hombre no sabrá diferenciar uno de otro. Una relación lenta irá de placer en placer y el hombre sabrá pararse en cada uno de ellos y gustar cada uno de ellos.

El beso del placer en pdf icono-pdf

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: